POESIA Y DIVAGACIONES

30 nov. 2011

Divagación de una mente compasiva.

No puedo entender mi punto de vista,
ni puedo vivir según mi entendimiento,
conceptos pirañas en mis pies
me han convertido en ciudadano,
consumidor en lo más alto de la pirámide de la evolución,
mucho no entiendo,
mucho no creo,
mucho no es mi fe,
no entiendo cuando dudo de mi
¿Quién soy yo para no entenderme?

Puedo secarme como un tallo nudoso,
convertirme en tierra sobre la cama,
diseminarme en nativa conciencia,
mi corazón abono al núcleo de una estrella
y mi alma dejar sin miedo al infinito universo
¿Quién soy yo para no creerlo?

Soy el que puede elegir:
“Dar hasta que duela”
refinar lo dicho no es soberbia,
“dar hasta que sane”,
elijo y corrijo, observando lo natural,
no caeré en mi propia falsedad.

“Dar hasta que les duela”,
dominar y castigar con habilidad,
ansias de poder unipersonal,
la luz lleva inherente la oscuridad,
la mano es palma y puño,
“dar golpes hasta que no pidan”,
soy el que elijo, ilusamente la verdad.

Soy el compasivo reflexivo:
Con pasión vivo
dejando que el viento me conmueva
y el sol me vislumbre sin contornos,
compasión y las manos juntas,
con pasión una entrega justa,
compasión exhala un árbol dando sombra,
agradecido.

26 nov. 2011

Divagación 3:30am, andando por avenida Rinconada.



Algunos caminos pierden personas
direccionando sus pies por rutas sin borde,
un pensamiento termina por apoderarse de tu nombre,
girando un volante pesado, raspando suela en la tierra,
cuanta oscuridad fuera del camino, rurales sonidos, cielo encendido,
mosquitos pueden venir conmigo aferrados a mi piel,
¿Cuánta sangre me queda?, díganme,
¿Es cierto que me acerco a un rincón de la nada?; algunos caminos pierden personas.

¿Que hago aquí?, descúbrelo cuando el ripio y el barro manchen tus zapatillas,
cuando la urbe sea un par de vulcanizaciones,
cuando aparezcan gatos atropellados en las soleras,
plantaciones de acelga, de lechuga y de papa,
canales de regadío con aguas servidas,
olores campestres, rostros viejos masticando pasas,
-Atención-
un puente oxidado vigila un río radioactivo que baja de una ciudad lejana,
un río podrido con caca,
eucaliptus crecen en pantanos alimentados con cadáveres de vacas flacas
-Cuidado-
en algunas poblaciones la ley se dicta y se escribe entre
/familias
/conocid@s
/ amig@s
/vecin@s
o gente cercana.

Aun queda por ver, por andar,pedalear,
súbete a una bicicleta y cambiemos de ánimo,
rechinemos las ruedas al borde del cerro verde,
majestuoso cerro verde respiraremos tu energía mística,
voy de paso en paso y rueda girando, voy a un rincón de la nada,
cerros pelados bendíganme con un poco de tierra en la cara,
me han contado que de noche el muele piedras se los come de a poco,
cerros cafés secos, paraíso de perros vagabundos, maleza fecunda,
acantilados con historias trágicas, 
 se ve el cementerio abajo de esta curva funesta,
su anfitrión el fantasma del atleta, que pasa corriendo en tu dirección contraria,
habitante de la fauna del camino;
para mí ya es hora de volver, retroceder,
falto poco para llegar a la costa,
pero la noche se sube a los hombros del sol,
saltaran lechuzas de los pinos,
los guarenes gigantes encenderán sus ojos
 como los autos sus luces,
vuelve el cuento del ahorcado del puente,
 quizás lo vea tirándose atado a una cuerda,
o la casa abandonada, donde de día duermen los brujos, no así de noche,
de noche no se ve la bandera en la cumbre del cerro verde,
la autopista se adorna como árbol de pascua,
los peladeros son observatorios ufologicos,
mi cansancio y un cigarro
sentado-esperando

ese maldito colectivo que anda sonámbulo.

El ultimo mosquito me pica el cuello,
un par de camiones aun trabajan,
las mandíbulas de la moledora de rocas ya se pueden oír,
el avión de las 3:00am gira y fija rumbo para Alemania,
el tren se hace presente con pacifico ritmo
 dejando un saludo con ecos trémulos,
las casas se apagan, las plazas cobran vida,
el perro del vecino y el vecino perro ladran cerrando las ventanas,
buenas noches, se apagan los televisores,
no pudiste perderme camino Rinconada.

Rinconada-Maipú/Santiago-Chile

24 nov. 2011

Divagación de un tipo que va cayendo de un decimo cuarto piso.

Cardinales vientos que me levantan
déjenme caer con saco y corbata,
ya mire el Toywatch verde
que me regalo mi esposa la navidad pasada,
(son las 18:00 hrs PM, después del trabajo)
y no me creerán que aun tengo el dilema
que si será verde fluorescente o fosforescente,
mientras voy cayendo de este rascacielos
esa duda me ahorro 5 pisos de suspenso.
Doy un giro gimnástico,
suelto mi MAC con la carta suicida abierta en un documento de Word,
los tres últimos clic y la comparto
en cuanta red social estoy registrado.
No recomiendo girar mientras caen desde una altura similar a esta
pueden sentir los efectos de algo llamado ley de gravedad,
ley del azar y la ley de Juanito Pérez, esta ultima conviene revisar minuciosamente.
Mi conexión WIFI estable como el asfalto al cual me acerco,
orgulloso hasta el final de ello, pero esperen,
recordé la vieja historia de los estómagos que se revientan en el aire,
de los mitos de caídas símiles a esta,
de sujetos que mueren mucho antes de reventarse
¿En picada?
¿En el vuelo?
Antes de caer podría evitar el mal lenguaje,
hablo muy mal siempre lo supe,
por eso solo me gustaba escribir,
de todas formas, que importa,
en el piso 2 recuerdo la escena
de “The Million Dollar Hotel”,
suena una música estilo “Easy listening”
un tanto Lounge sesentero,
doy el golpe entre las letras: “V” y “A”
de la frase pintada en la calle que decía:
“Vaya lento”…

Luego traspaso la calle,
caigo en un bosque austral,
lo supe de inmediato por el huemul que corría por los pastos
de estas tierras inmaculadas al borde del mapa,
mapa, con el cual estoy totalmente en desacuerdo,
siempre he creído en la teoría de que esta al revés.

Aprovecho de mencionar
que la carta suicida no es tal,
llamémosla poesía contemporánea suicida,
convengo que lo de suicida lo mantengo
por razones de Marketing.
La música estuvo a cargo de Ennio morricone,
el huemul fue una animación digitalizada
y el bosque, un lugar del sur de chile.

Por fin,
me gustaría poner un nuevo título:“Divagación de un tipo que muere y resucita para escribir lo que experimentó”,
y dejar en claro que el verde es 
fluorescente.




23 nov. 2011

Divagación inherente al viaje.


Deje mi cuerpo a las vibraciones desencajantes,
a mi energía contenida dentro;
doy las gracias y pido algo:
“Unirme a la textura del espacio”
¿Acaso no lo estáis?

Oh gran oportunidad ,
salgamos de esta habitación,
despertemos sobre un océano negro,
adoptaré la posición del loto,
sumergiré este cuerpo que será mi lámpara,
profundas aguas de conciencia,
esquirlas de luz serán peces,
acompañemos al cachalote en su viaje,
cada vez más nada,
el fondo se ve y mi sonrisa es amplia,
ojos cerrados, respiración pasiva,
resplandor de espíritu en lo profundo de un océano.

-Estoy fuera del pensamiento-

Soy una ballena dorada,
saliendo del vientre de una roca marina
que ensoñaba en las profundidades desde los principios,
ahora debo emerger, mientras todo se vuelve azul,
¿De regreso o comenzando?

Varios soles son mi guía esta vez,
de un salto el océano es de aire
y vuelvo a la posición del loto,
mientras cada sol entra en mi cabeza
apagando mi brillo,
regresándome a la habitación,
uniéndome al cuerpo,
convirtiéndolo todo en oscuridad,
mi sonrisa es amplia,
soy la mañana y el primer pie fuera de la cama.

Divagación del usuario universal


El índice evoluciona corriendo por escritorios virtuales,
salvajes vistas de ilusorios vacios, raíces binarias, órganos electrónicos,
ENTER al cráneo del mono erguido,
DELETE selectivo, lascivo, hiriente, ensañado, 
secreto investigador pulsa el botón
tan solo quiero borrar polillas de mi mente,
vacíos donde corren ratas con memoria,
vacíos que se llenan con la primera lluvia,
recuerdos-queso-fresco en trampas cerca del corazón.

Tuve la cabeza de un perro en mi mano, una mariposa, una paloma,
títeres de sombra en paredes desenchufadas,
soy un simple usuario inservible cuando la electricidad se va,
los botones se pulsan en vano, lo primitivo nunca ha muerto,
el mono erguido no revela su contraseña,
de que sirve esa cuenta después del terremoto,
de que servirá cuando se caigan los servers en lava volcánica,
alarmista profético sentado en un sillón,
usuario moviendo antenas por un poquito de radio AM/FM
luces en pantallas sujetadas en manos heladas,
batería/yonqui que agoniza sin carga, su traficante es la fuente,
usuario jugando con sombras vivientes en la pared.

El usuario universal no tiene todas las llaves,
esta vez el candando tiene el poder,
mono erguido vuelve a lo primitivo
sin dejar sus zapatillas
ni la tecnología que ama,
usuario pulsa DELETE a tus pensamientos carroñeros
deja de ser YO o TU, vuelve al todo,
deja al hijo de dios y sus símbolos
deja a Steve Jobs y a Bill Gates
deja un poquito de todo lo que tienes
corta el cable,
despídete del satélite
háblale al árbol
bebe su voz
siente su espíritu
date cuenta quien es el usuario y quien el Device,
mono sentado creándose una cuenta nueva en la comunidad intangible.

17 nov. 2011

Divagación de un ser que va desapareciendo, con dolor...

¿Cuánto duele?
Aparecen cifras en mis heridas oxidadas,
yo sin saldo pienso en invisibilidad,
no así esta abeja obrera que viene a sanar(me),
ella mezcla esta sangre sin color
con saliva real de su boca/flor,
me grita al oído:¡Eres tangible!

Sé que no te quedaras,
creaciones aladas jamás son de algún lugar,
mírame yo no soy alífero
soy de los que desaparecen en temporada de efímeros.

Saca tu mano cariñosa que inyectaste en mi brazo,
vete,
dejemos este alivio a medias,
este milagro desacreditado por la razón,
elévate ligera y observare tu ida con atención;
se desprenden cromáticas gotas de aire
que beben los recuerdos de la ultima vez,
abeja,
la ultima vez sáname y vete.

Volveré al panal que me ofreciste
cuando pueda creer que existo,
este sueño puede ser paradoja cuando duerma,
cerrar los ojos otro acto demente,
salir del cuerpo sin tu compañía,
abeja,
presiente esto donde estés ahora,
mi dolor quiere
mi dolor piensa
mi dolor se transforma en un yo que llevo de lastre,
ni tus gasas florales
ni tus ungüentos de lluvia fresca
ni tus caricias que dejaste eternamente corriendo por mi piel,
abeja,
nadie más que tu puede hacerme verdadero.

Me enseñaste tu oración cuando toque tu cuerpo,
dije que serias mi espíritu pasional
infinitud por ti orar,
amable abeja obrera,
recibe de mi todo lo que dejare:

Dejare esta última voz en almíbar,
Dejare las últimas palabras debajo de una piedra sagrada,
Dejare mi alma dentro de un ensueño,
Dejare ruidos nocturnos debajo de tu cama,
Dejare mil y dos cosas sobre tu escritorio,
lo menos importante es que voy desapareciendo
junto a mis dejaciones románticas,
abeja,
¿Qué te parece si no me recuerdas y yo tampoco?

Aprieto mis manos la ultima vez para darme cuenta que ya no estoy aquí,
prueba indiscutible de las magias de este universo antojadizo,
lo que empieza con dolor puede probar el amor
las viceversas destraban complejidades universales
y el amor prueba dolor con muerte,
voy pensándome para existir ,
cuanto duele no es pregunta
ni puede pagarse la suma
abeja no puedo existir
abeja vete
mi abeja
adiós.

15 nov. 2011

>BUDISMO< 15 - Versos para vivir con atención.


Las Cinco Contemplaciones

Esta comida es el regalo de todo el universo –la Tierra, el cielo y mucho trabajo duro.
Que comamos con atención de manera de ser dignos de recibirla.
Que transformemos nuestros estados mentales poco hábiles y aprendamos a comer con moderación.
Que sólo tomemos alimentos que nos nutren y previenen enfermedades.
Aceptamos esta comida para llevar a cabo el camino del entendimiento y el amor.

>BUDISMO< 14 - Versos para vivir con atención.


Preparando las verduras


En estos vegetales frescos
veo un sol verde.
Todos los Dharmas se juntan
para hacer posible la vida.

>BUDISMO< 13 - Versos para vivir con atención.


Abriendo la llave del agua


El agua fluye desde fuentes en lo alto de la montaña.
El agua corre profunda dentro de la tierra.
Maravillosamente, llega a mí.
Sus beneficios me tocan con profundidad.

>BUDISMO< 12 - Versos para vivir con atención.


Conduciendo


Antes de arrancar el coche,
sé adonde voy.
El coche y yo somos uno.
Si el coche va rápido, voy rápido.
Si el coche va lento, voy lento.

>BUDISMO< 11 - Versos para vivir con atención.


Yendo al baño


Contaminado o inmaculado,
aumentando o disminuyendo.
Estos conceptos sólo existen en nuestras mentes.
La realidad de interser no es superada.

> BUDISMO< 10 - Versos para vivir con atención


Tomando té

Esta taza de té en mis dos manos–
¡la atención se mantiene
en posición vertical!
Mi mente y cuerpo moran
en el aquí y el ahora.

>BUDISMO< 9 - Versos para vivir con atención.


Lavando los platos

Lavar los platos,
es como bañar un Buda bebé.
Lo profano es lo sacro.
La mente diaria es la mente del Buda.

> BUDISMO < 8 - Versos para vivir con atención


Terminando mi comida

El plato está vacío.
Mi hambre satisfecha.
Prometo vivir,
por el beneficio de todos los seres.

>BUDISMO< 7 - Versos para vivir con atención.


Empezando a comer


Con el primer bocado, prometo ofrecer alegría.
Con el segundo, prometo ayudar a aliviar el sufrimiento de los demás.
Con el tercero, prometo ver el gozo ajeno, en el mío propio.
Con el cuarto, prometo aprender el camino de desapego y ecuanimidad.

>BUDISMO< 6 - Versos para vivir con atención.

Contemplando la comida

 Este plato de comida,
 tan aromático y apetitoso,
 también contiene mucho sufrimiento.

>BUDISMO< 5 - Versos para vivir con atención.


Sirviendo la comida

En esta comida
veo claramente la presencia
de todo el universo
manteniendo mi existencia.

>BUDISMO< 4 - Versos para vivir con atención.

Mirando el plato vacío 


Mi plato, ahora vacío, 
pronto será llenado
con comida preciosa.

>BUDISMO< 3 - Versos para vivir con atención.


Invitando a la campana


Cuerpo, habla y mente, en perfecta unidad.
Envío mi corazón junto con la campana.
Que quienes la escuchan, despierten del olvido
y trasciendan todas las ansiedades y tristezas.

>BUDISMO< 2 - Versos para vivir con atención


Al escuchar la campana

Escucho, escucho.
Este sonido maravilloso me regresa
a mi verdadero hogar

>BUDISMO< 1 - Versos para vivir con atención


Al despertarse


Despertándome con una sonrisa,
sé que tengo 24 horas nuevas para mí.
Prometo vivirlas con plenitud,
y ver a todos, con los ojos de la compasión.

9 nov. 2011

Certeza no piensa.

¿Lento y dubitativo cuando he de tomar decisiones
o
Rápido y seguro en percibir errores?