POESIA Y DIVAGACIONES

26 dic. 2011

Lo que traje de un sueño - Episodio # 04

Era azúcar. Toque los bloques que formaban la mágica pirámide; fui absorbido por la luz.
Tuve miedo de no despertar, las energías eran potentes, no sentía corporeidad, otras dimensiones se entrelazaban sin pausa; apareció una puerta:
“Abrí la puerta con los ojos cerrados, detrás de esta se escuchaba una canción de Jazz. Reconocí de inmediato al saxofonista-Yusef Lateef “Purple flower”- al pensar en esto una flor purpura creció en mi frente, danzando con la parsimoniosa y lóbrega melodía”

Olvide por completo en la situación que me encontraba hipnotizado con los movimientos de la flor purpura, la puerta se difuminaba y el Jazz reverberado se alejaba somnoliento…

Desperté a la “realidad” suavemente, relajado, compuesto, tome mi libreta de sueños para trazar algunos bosquejos de todo lo que había visto, observe la hora sorprendido –no habían pasado más de 20 minutos después de haberme acostado-
¿Ocurrió todo esto

23 dic. 2011

Lo que traje de un sueño - Episodio # 03


No pude evitar repetir el Mantram; entre dormido una de esas noches caí en un profundo ensueño. ..
Estaba en un espacio negro acompañado por un punto blanco que intuía sobre mi cabeza. Percibí que una fuerza me absorbía, me llevaba al punto blanco que poco a poco se agrandaba, tomando lentamente la forma de un cuadrado. Claramente me dirigía hacia una pirámide invertida, blanca luminosa, no estaba sobre mi cabeza, era yo el que estaba de cabeza,
¿Tienes miedo? – una voz retumbo en mi cabeza.
No tengo miedo- respondí aletargado, sin cuestionarme hasta entonces de quien era esa voz.
¡No toques la pirámide! – la voz grito con increíble poder, me hizo girar y caer a los pies de la pirámide luminosa.
Sentí una gran ansiedad por tocarla, parecía echa de cubos de azúcar. Olvide todo, absorto, estire la mano movido por la misma fuerza que me había traído, y…

22 dic. 2011

Lo que traje de un sueño - Episodio # 02

El usuario X era un colombiano gnóstico. Lo había conocido hace meses en un grupo de onironautas.

Era un tipo muy extraño, insistía en que aprendiera técnicas para inducir sueños lucidos, comenzaba conversaciones de la nada, era incoherente y repetía siempre las mismas palabras cada vez que lograba mi atención:
“Repite este Mantram antes de dormir; visualiza una pirámide blanca en un fondo negro…

FAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA...
RAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA...
OOOOOOOOONNNNNNNNNNNNNN....


El colombiano no me dejaba en paz, sus mensajes eran constantes y no podía dejar de leerlos.
La cosa es simple -me dije- lo borro de mi cuenta y ya está. Así lo hice pero sus palabras aun rondaban mi cabeza. Me conto de Wiracocha, de Samael Aun Weor, de entes que podían golpearte terriblemente durante los sueños…me había sugestionado intencionalmente con su “Mantram Faraon” para lograr entrar en mis ensueños, acceder a mi energía y controlar mi subconsciente.



Una noche de esas…

21 dic. 2011

Pensamiento de un nativo digital.

Intercambio de bienes intelectuales de forma gratuita en una sociedad autopoiética.

Lo que traje de un sueño - Episodio # 01

Desperté con la sensación de haber conocido a un antiguo Azteca o Maya.
Recibí un mensaje poderoso y unas imágenes que corrí a dibujar en mi libreta de sueños.
Llevo un registro de todos mis sueños, con 25 años los cuadernos y libretas forman una biblioteca onírica de lo más frondosa.
Lo del sueño lo descifre meses después. Volví a ver la imagen en el avatar del perfil de un usuario x en el internet, era el mismo personaje, color rojo y con la vestimenta típica. Supe que se trataba de Bolon Yokte.

En el sueño el mismo Bolon Yokte me entregaba un disco compacto de música, recuerdo el nombre del disco: “Stone of The Flowers”
Ahora sé quién es Bolon Yokte y de la supuesta fecha que predijeron los Mayas.
Nada tengo con esa cultura, ni siquiera creo en esas predicciones.

Pero hay más, no termina aquí.

13 dic. 2011

Freddy lengua rota y un tatuaje del Fénix.


Freddy lengua rota conversaba con el ánima de la niña atropellada
a la orilla del tren que viajaba por Camino Melipilla,
esperaba el tren de las 4 de la tarde
 que pasaba con una loca melodía blusera,
armónica de vapor, escupitajos con carbón,
algo parecido a un capitulo de Hey Arnold,
el tren no llevaba chofer y nadie sabía donde llegaba.

Bah! leyendas todas iguales,
el mismo cuento, la misma mentira,
qué más da si la improvisación termina justo en el cruce,
un solo de campanillas mientras la barrera bajaba,
con respetuoso silencio concluía el tren
 mientras pasaba por la cruz clavada en la tierra,
no había animita, ni plegarias pidiendo favores,
Freddy decía que solo encontrabas una roca con forma de huevo
indicando el punto exacto de la muerte…la niña murió,
cuando sus labios secos
 que pedían tanto, nada dijeron, nada recibieron,
buscaban amor y encontraron su sombra.

El huevo de piedra quizás fuese la última pena de la niña,
Freddy nunca comentaba de esto al ánima de su amiga,
solo pensaba en romper el huevo, comerse el interior,
otro cuento de viejos zorros lo inspiraba;
este contaba que si rompías la ultima pena de un mujer
te convertirías en un fénix áureo,
al cual jamás podrían matar,
ya que de mil cenizas podrías revivir.

Fredy lo hizo, pidió permiso a su amiga,
tomo la piedra con forma de huevo
y con toda su fuerza la estrello en el riel férreo.

Era cierto, 
como de un volcán salió un fuego áureo,
volando un fénix abrió sus ojos terribles, llenos de lágrimas,
soltó un chirrido espantoso, la ultima pena estuvo libre
quemando nubes de tanta tristeza contenida

¡Fue libre al fin!
¡Fue libre al fin!

La niña muerta dejo un beso en la mejilla de Freddy
 desapareciendo tal cual un espejismo a pleno sol;
este solo esperaba la recompensa,
grito ansioso con su lengua rota palabras ininteligibles
al cielo donde majestuoso levitaba el mítico pájaro,
Freddy pensó que sería un gran tatuaje un fénix áureo,
mostró el brazo donde quería guardar su poder,
en el brazo izquierdo, el de la inconsciencia…

Y así fue.