POESIA Y DIVAGACIONES

17 nov. 2011

Divagación de un ser que va desapareciendo, con dolor...

¿Cuánto duele?
Aparecen cifras en mis heridas oxidadas,
yo sin saldo pienso en invisibilidad,
no así esta abeja obrera que viene a sanar(me),
ella mezcla esta sangre sin color
con saliva real de su boca/flor,
me grita al oído:¡Eres tangible!

Sé que no te quedaras,
creaciones aladas jamás son de algún lugar,
mírame yo no soy alífero
soy de los que desaparecen en temporada de efímeros.

Saca tu mano cariñosa que inyectaste en mi brazo,
vete,
dejemos este alivio a medias,
este milagro desacreditado por la razón,
elévate ligera y observare tu ida con atención;
se desprenden cromáticas gotas de aire
que beben los recuerdos de la ultima vez,
abeja,
la ultima vez sáname y vete.

Volveré al panal que me ofreciste
cuando pueda creer que existo,
este sueño puede ser paradoja cuando duerma,
cerrar los ojos otro acto demente,
salir del cuerpo sin tu compañía,
abeja,
presiente esto donde estés ahora,
mi dolor quiere
mi dolor piensa
mi dolor se transforma en un yo que llevo de lastre,
ni tus gasas florales
ni tus ungüentos de lluvia fresca
ni tus caricias que dejaste eternamente corriendo por mi piel,
abeja,
nadie más que tu puede hacerme verdadero.

Me enseñaste tu oración cuando toque tu cuerpo,
dije que serias mi espíritu pasional
infinitud por ti orar,
amable abeja obrera,
recibe de mi todo lo que dejare:

Dejare esta última voz en almíbar,
Dejare las últimas palabras debajo de una piedra sagrada,
Dejare mi alma dentro de un ensueño,
Dejare ruidos nocturnos debajo de tu cama,
Dejare mil y dos cosas sobre tu escritorio,
lo menos importante es que voy desapareciendo
junto a mis dejaciones románticas,
abeja,
¿Qué te parece si no me recuerdas y yo tampoco?

Aprieto mis manos la ultima vez para darme cuenta que ya no estoy aquí,
prueba indiscutible de las magias de este universo antojadizo,
lo que empieza con dolor puede probar el amor
las viceversas destraban complejidades universales
y el amor prueba dolor con muerte,
voy pensándome para existir ,
cuanto duele no es pregunta
ni puede pagarse la suma
abeja no puedo existir
abeja vete
mi abeja
adiós.

1 comentario: